La ciudad portuaria de Valencia una de las ciudades más culturales de España.

Fundada en la época romana, Valencia tiene edificios de cientos de años de antigüedad, incluida la puerta de la ciudad medieval de las Torres de Serranos.

La lista de cosas que hay que ver en Valencia está encabezada por la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con estructuras futurísticas, como el Hemisferic, el Oceanografic  y el Museo de Ciencias.

La Lonja de la Seda del siglo XVI se construyó cuando la ciudad era un centro mercantil rico y poderoso. Al frente, se ubica el gran Mercado Central, construido en 1914.

En el centro medieval, la Catedral de Valencia alberga un cáliz sagrado del siglo I y el campanario octagonal del Micalet. La Iglesia de San Nicolás, del siglo XV, es la Capilla Sixtina Valenciana.

El antiguo cauce del río Turia es ahora un jardín de 9 kilómetros que forma una franja verde y conecta el Zoológico Bioparc con el puerto y la playa de Malvarrosa; y es famoso en todo el mundo para hacer running.

Cómo llegar a Valencia

A Valencia se puede llegar por tierra, mar y aire. El aeropuerto de Valencia ofrece vuelos regulares diarios a los destinos nacionales e internacionales más importantes. La ciudad cuenta además con dos estaciones de tren, la estación del Norte, y la estación Joaquín Sorolla de alta velocidad.

El Puerto de Valencia es uno de los más importantes del Mediterráneo en cuanto a tráfico comercial. Este puerto conecta Valencia por barco con las Islas Baleares e Italia y es un destino cada vez más demandado por los cruceros que atracan en el muelle de Poniente para recorrer la ciudad durante unas horas.

El autobús turístico de Valencia es una muy buena forma de descubrir todo lo que hay que ver en Valencia. Podrás subir y bajar tantas veces como desees.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un lugar de gran entretenimiento, de información científica y cultural diseñado en su mayoría por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava y que se inauguró en 1996,

Cuenta con una superficie de 350.000 metros cuadrados, lo que la hace una ciudad dentro de la ciudad. Una gran área para el ocio cultural e intelectual que es tomado como uno de los mejores de Europa con estas características.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias alberga el Oceanogràfic, el mayor acuario de Europa; el Museo de las Ciencias, con sorprendentes exposiciones interactivas; y el Hemisfèric, la sala de proyecciones más grande de España.

Si se sigue recorriendo este gran complejo arquitectónico, se descubren también el paseo ajardinado de L’Umbracle o la plaza cubierta Ágora.

Plaza de la Virgen y Conjunto Catedralício

Cómo no hablar de Valencia sin decir que se cree que el Cáliz que se encuentra en la Catedral de Santa María es, posiblemente, el Santo Grial que usó Jesús en la última cena.

Es también posible subir al Micalet o Miguelete, que es el campanario de la Catedral.

Delante de la Catedral se encuentra la Plaza de la Reina, y por detrás la Plaza de la Virgen, con la Basílica de la Virgen de los Desamparados.

En la mitad norte de la plaza se encuentra la Fuente del Turia, una representación alegórica en bronce, del río Turia, rodeado por ocho figuras femeninas, desnudas y con tocado de campesino.

Iglesia de San Nicolás de Bari

La Iglesia de San Nicolás es sin duda una de las joyas de la ciudad y algo que hay que ver en Valencia.

Es probablemente el mejor ejemplo de convivencia de un templo de estructura gótica del siglo XV con decoración barroca del siglo XVII que encontramos en la ciudad de Valencia; sin embargo, la guinda del pastel son sus frescos: Está denominada como la Capilla Sixtina de Valencia, su bóveda de casi 2.000 metros cuadrados pintados al fresco son bellísimos.

Mercado Central

El Mercado Central no es sólo un sitio que hay que ver en Valencia: Puedes conocer de primera mano y adquirir la mejor fruta, verdura y productos de la huerta de Valencia. Es muy común ver a los propios valencianos haciendo la compre, de lunes a sábado, por las mañanas.

Con sus cúpulas de hierro, vidrio y cerámica uno de los edificios más destacados del Modernismo, que mantiene su función comercial, como una de las superficies de alimentos frescos más grande de Europa, creando un animado ambiente de olores, sabores y colores, que envuelve al visitante.

Lonja de la Seda

La Lonja de la Seda está situada en el centro de la urbe frente al Mercado Central y el Templo de los Santos Juanes, ocupa una superficie rectangular cuya área es de unos 1990 metros cuadrados.

Puedes pasar horas disfrutando de sus techos muy altos y sus hermosas columnas que imitan palmeras y simulando un cielo azul con estrellas. Se destaca por su perfección en ventanales, sin duda alguna aquí puedes disfrutar de una autentica joya arquitectónica.

Elevando la vista hacia las cornisas del edificio se pueden observar, con calma y tranquilidad el rodeado de naranjos, los detalles de la fachada y las llamativas gárgolas.

En la parte inferior del Patio de los Naranjos esta situado el Pabellón del Consulado del Mar, lugar en el cual se celebraba sobre asuntos marítimos y comerciales. El Pabellón consta de varias alturas; en el primer piso se encuentra el salón principal, conocido como la Cámara Dorada debido a su artesonado dorado y policromado.

Además la forma del edificio, con su fachada principal recayente a la histórica Plaza del Mercado, integra uno de los rincones más bellos y de mayor valor arquitectónico de Valencia. Sobre la tradicional galería de porxets, resalta la también gótica Real Iglesia de San Juan del Mercado o de los Santos Juanes, declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en el año 1947.

Palacio del Marqués de Dos Aguas

El palacio del Marqués de Dos Aguas se encuentra en el centro histórico de Valencia, muy cerca del Ayuntamiento y representa a la Valencia más barroca con su estilo rococó.

Es un edificio que hay que ver en Valencia ya que, aparte de alojar al Museo Nacional de Cerámica, fue un antiguo palacio y su puerta y fachada principal se encuentra realizadas en alabastro.

En el interior del museo podemos se encuentran las típicas carrozas del siglo XVIII y los salones de la mansión con su decoración original. La segunda planta es la dedicada al museo.

 

El Barrio del Carmen y sus palacios

Este barrio, entre la Plaza de la Virgen hasta el Río Turia, debe su nombre a la Iglesia y Convento del Carmen y es uno de los lugares más populares y con mayor encanto de la ciudad, ya que orece un laberinto de callejones con infinitos secretos.

El barrio del Carmen es territorio bohemio, donde sobra el arte callejero y están los museos más sobresalientes, como el IVAM, EL MUVIM, el Centre del Carme o la Beneficencia.

Los restos medievales más emblemáticos que hay que ver en Valencia en el Barrio del Carmen son las Torres de Serranos y de Quart.

En las entrañas del barrio aguardan el bello Portal de la Valldigna, la centenaria Plaza del Árbol o la diminuta Casa de los Gatos, así como comercios históricos con siglos de historia.

Torres de Serrano

Las Torres de Serranos o Puerta de Serranos son una de las dos puertas fortificadas de la muralla medieval de Valencia que aun permanecen en pie hacia el norte de la ciudad vella o casco antiguo.

Fueron terminadas alrededor del año 1400 y fueron hechas para proteger las puertas de la ciudad en caso de cualquier eventualidad y fueron por mucho tiempo las puertas principales de Valencia, por donde entraban los reyes y embajadores en visita oficial.

Han sobrevivido hasta hoy (antes eran 7 puertas de Valencia, sólo quedan 2 de ellas) ya que funcionaba en los últimos tiempos como cárcel de nobles.

Como dato curioso, estas torres sirvieron de almacén de las obras pictóricas del Museo del Prado de Madrid durante la Guerra Civil Española.

En la actualidad las Torres de Serranos se pueden visitar y subir a lo alto, desde donde se tiene una vista formidable de Valencia.

Torres de Quart

Al igual que las Torres de Serrano, las Torres de Quart son antiguas puertas de la muralla medieval que hay que ver en Valencia, ubicadas al oeste del casco antiguo. Su construcción se realiza entre los años 1441 y 1460, en época de Alfonso V.

En el siglo XVI fueron convertidas en polvorín, en el XVII se adaptan para ser prisión de mujeres. Hoy en día se pueden visitar y subir a ellas.

Estas torres amuralladas han soportado la Guerra de la Independencia de los franceses, la de Sucesión, las cantonales y la Guerra Civil Española. Todavía se pueden observar las huellas de los impactos provocados por los cañonazos de los franceses en la Guerra de la Independencia en sus gruesos muros.

Estación del Norte

La estación del norte fue construida en 1958, su aspecto contienen elementos góticos, mosaicos y una gran calidad.

Están situados en los techos, suelos y paredes con vistosos colores que se pueden apreciar, está situada al lado de la plaza de toros, se destaca por su hermosa presentación de las taquillas de madera decoradas con cerámicas tipo trencadís y techos ofreciendo una singular belleza.

Plaza del Ayuntamiento

La plaza del ayuntamiento está situada en el centro de valencia y es de las más importantes de la ciudad, tiene una hermosa vista a la torre del reloj, zonas con hermosos jardines, donde hay ventas de flores y kioscos que están como oficinas de información al turista, no te puedes perder tampoco de vista el teatro que tiene cerca.

Además esta plaza cuenta con una hermosa fuente en el medio con dos bancos donde puedes conversar y descansar, y ver la inmensidad de esta hermosa plaza.

Sin embargo no te puedes perder los bares, que se encuentran a cinco minutos de esta plaza, además la plaza de toros y la estación del tren. La zona es accesible y con semáforos para cruzar a las diferentes partes que forman el conjunto, pues la circulación de vehículos es grande a pesar de dar a algunas zonas peatonales.

Mercado de Colón y Ruzafa

El Mercado de Colón es uno de los monumentos más visitados que hay que ver en Valencia, ubicado en la calle Jorge Juan y construido en 1914. Este monumento ha sufrido algunas remodelaciones millonarias, lo que agregó una inmensa cantidad de comercio dentro de sus instalaciones.

Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del modernismo valenciano de principios de siglo. Está declarado además como Monumento Nacional.

El barrio de Ruzafa se caracteriza por su variedad cultural, en menos de una década a evolucionado su cultura que va cambiando desde su gastronomía hasta el comercio.

Es un barrio muy eléctrico, activo, sus calles cuentan con un ritmo juvenil con gusto por las tendencias alternativas, se ha caracterizado actualmente por ser el barrio de moda de la ciudad, no en vano es denominado el «soho» valenciano.

La gastronomía ha sido el principal propulsor para la evolución turística que ha tenido este barrio gracias a su gran variedad.

Jardines del Cauce del Antiguo Turia

El jardín de Turia es uno de los parques más visitados de Valencia, cuenta con más de nueve kilómetros, con rincones hermosos y zonas deportivas.

El jardín del Turia es ideal para toda la familia, donde pueden hacer un recorrido único por su diversidad de especies vegetales de palmeras y naranjos, plantas aromáticas, rosales, fuentes, pinos, estanques y pistas deportivas.

En el año 1957 ocurrió la riuà, la gran riada del Turia, con más de 80 muertos y cuantiosos destrozos a la ciudad, por lo que, para que no ocurriese nuevamente se desvió el cauce del río fuera de la ciudad, y nos quedó este maravilloso paseo ajardinado.

Marina de Valencia y playas

La marina y el paseo marítimo de valencia es el lugar perfecto con espacios amplios ideales para montar en bicicleta, practicar deportes.

En las inmediaciones se encuentran muchos restaurantes, hoteles de primer nivel y diversos locales donde la fiesta se posterga hasta altas horas.

No se puede dejar pasar visitar la esencia de Valencia sin un paseo por los barrios marineros, donde las tradiciones de los antiguos pescadores se adivinan todavía entre mínimas construcciones de actual folclórico, sobretodo en semana santa.

Playa de la Malvarrosa

Es una de las playas que se caracterizan por su modernidad, entre todas las playas de valencia, esta es una de las más famosas. En las épocas de verano es una de las más visitadas por los turísticas y residentes de la ciudad.

Cuenta con arena fina y dorada, presenta una apariencia muy animada tanto en la propia playa, por la calidad y cantidad de servicios que ofrece como en el Paseo Marítimo. La construcción inicio en 1980, y que alberga restaurantes y cafeterías.

Bioparc

Este innovador parque zoológico es una de los principales sitios turísticos que tiene la ciudad. Cuenta con una gran cantidad de fauna salvaje para el disfrute de los visitantes.

Cuenta con una capacidad de más de 100.000 metros cuadrados y está ubicado en el parte cabecera del antiguo cauce del río Turia.

A diferencia de los zoológicos tradicionales, este parque tienen la capacidad de llevar a los visitantes al hábitat de los animales, ya que las barreras son prácticamente invisibles y los animales campan en sus anchas en el parque.

En el Bioparc se puede observar una gran variedad de fauna y flora proveniente de África, como también los distintos tipos de habita que estos habitan.

Las Fallas

Cada año, desde el 15  al 19 de marzo, día de San José patrón de los carpinteros, se celebran las Fallas, una tradición que hay que ver en Valencia.

Están catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional, y su origen es probable que haya sido cuando el gremio de carpinteros quemaba en una hoguera purificadora los trastos viejos sobrantes en el día de su patrón.

Hoy en día, las fallas de valencia es algo impresionante que realmente hay que ver en Valencia, ya que son sinónimo de colorido, de emoción y son siempre una demostración de música, pólvora y arte y devoción a la Virgen de los Desamparados.

Lo que más me gusta de Valencia

Indiscutiblemente, que una ciudad tenga un jardín de 9km donde antes hubo un río es algo único en el mundo. A eso, si sumo la historia de la ciudad, su Catedral, la igesia de San Nicolás es mi favorita.

Las playas siempre son refrescantes, sobretodo en verano cuando hace mucho calor.