Cada día es más común entre Hoteles de Lujo y Gran Lujo querer diferenciarse respecto a otros hoteles. Ya no basta con la calidad de los servicios únicos que se puedan prestar a los huéspedes, sino que además están entrando en juego elementos sensoriales como la vista, el olfato y el tacto para lograr es conglomerado de producto final que es la satisfacción de cliente.

Donatella Versace para Palazzo Versace en Dubai

Si una visión de la moda siempre ha sido aprovechada para la imagen pública de bares y de  líneas aéreas, los hoteles han llegado tarde a la idea, pero están recuperando el tiempo perdido, con Michael Kors, Yohji Yamamoto, Cynthia Rowley, e incluso Gwen Stefani, que han firmado en los últimos años para diseñar el estilo de diseño corporativo de uniformes de alta costura.

“Así que muchos hoteles están abriendo ahora que el uniforme se está convirtiendo en vital para dar a cada uno una identidad, lo que significa que los propietarios están dispuestos a aceptar una mayor creatividad para conseguir algo diferente”, dice Feizel Virani, el diseñador de Dreams Uniforms con sede en Dubai.

“La elaboración de uniformes del personal actual es como armar una colección de moda completa de cada hotel”, explica. “De hecho, no se trata de diseñar sólo los uniformes sino de crear una costura de la hospitalidad que es tan cinco estrellas como las instalaciones.”

En España también existen acuerdos de diseñadores de modas y hoteles, como por ejemplo:

  • Adolfo Domínguez con NH hoteles
  • Roser Mercé con Hesperia Hoteles
  • Jordi Cuesta con Eurostars Grand Marina Hotel
  • Francis Montesinos con The Westin Valencia
  • Pepe Rubio con Gran Hotel Conde Duque

Pepe Rubio para Gran Hotel Conde Duque