El brunch procede de unir las palabras breakfast y lunch, porque se trata de una comida demasiado tarde para ser un desayuno y temprano para ser un almuerzo.

Por su contenido se suele definir como una combinación entre que se sirve por regla general en un periodo de tiempo que va desde las 11 a las 15 horas. Es una definición típica de los países anglosajones, que en Estados Unidos fue introducida por los británicos en 1896.

Hoy en día se puede emplear la palabra para definir cualquier comida a últimas horas de la mañana o a comienzos de la tarde.

Brunch con la Familia
Algunos restaurantes y hoteles sirven un brunch, en especial los domingos y días festivos durante las horas que van desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Por la hora en la que se sirve, la composición de productos ofrecidos es muy similar a la de un desayuno. Aunque, dado lo avanzado de la mañana , se puede optar por incluir algún tipo de alimento más consistente. La composición habitual suele ser: zumos, café, leche, té y chocolate, bollería diversa, mantequilla, mermeladas, fiambre … y como decimos puede incluirse algún tipo de plato más consistente, muy vinculado también al tipo de personas que acudan al acto.

Los extranjeros están más acostumbrados a tomar comidas más fuertes por la mañana (salchichas, huevos revueltos, etc.).

Los 8 imprescindibles del Brunch

1. Fruta
Ya sea fresca, en macedonia (ensalada de varias frutas) o em mermeladas o conservas, la fruta es uno de los imprescindibles en todo Brunch. Una simple brocheta de frutas de temporada alegra la comida.

2. Pan
El pan blanco, integral, o diversos tipos de panes, tostadas, colines, biscotes… Se puede hacer una seección de panes y bollería (croissants).

3. Huevos Benedictine
Son el plato estrella de todo Brunch.

4. Bebidas
Fundamentalmente se toman zumos de fruta y vegetales, agua, cafés e infusiones. También se incorporan refrescos, cerveza y vino, dependiendo de la hora.

5. Lácteos
Un integrante distintivo del Brunch es sin duda el yogurt griego con frutos secos, frutas desecadas, como orejones, dátiles, pasas o higos secos o la mezcla de ambos

6. Embutidos y quesos
Ya sea en una tabla de quesos y jamones, o preparaciones que lleven estos ingredientes principalmente, como rollitos de jamón cocido con esparragos o platos típicos de un desayuno continental como huevos revueltos y salchichas.

7. Dulces y postres
Los pancakes, las tortitas irlandesas o americanas… Son las ideales para todo tipo de Brunch, como las tostadas francesas o las torrijas.

8. Canapés
Los canapés con patés, fiambres, membrillo y queso, salmón o bacalao ahumado, escarola, atún y huevo, tomate y jamón, anchoas con queso…
Si son de tamaño pequeño mejor, así los comensales podrán probar varios tipos.