A la hora organizar un viaje, en muchas ocasiones nos encontramos con la necesidad de  cuadrar las fechas de los vuelos con las reservas de alojamiento, coche de alquiler, atracciones turísticas y culturales para visitar, etc… y lo más importante, encontrar vuelos baratos y billetes de avión al mejor precio.

En el caso de los billetes de avión, el principal problema es que los precios pueden cambiar mucho entre distintas compañías, fechas de viaje o no existen vuelos directos. Esta dificultad provoca que los viajeros se encuentren con muchas incomodidades a la horar de reservar sus pasajes aéreos y tengan que ir mirando en distintas webs de compañías aéreas para comprobar precios, combinaciones, horarios, disponibilidad, etc.

 

Estrategias para encontrar vuelos baratos

Tomar un avión es un gesto cotidiano para miles de pasajeros, pero cada vez más caro. Para conseguir un vuelo barato, se pueden utilizar diversas estrategias como reservar de manera anticipada o esperar a las ofertas de última hora. A través de estas actuaciones se pueden obtener bonificaciones de entre el 10% y 20% sobre el precio original del pasaje. Y estas se pueden incrementar si se acude a las promociones y ofertas de las aerolíneas o las agencias de viajes. El único inconveniente es que, en la mayor parte de los casos, todas estas ofertas están supeditadas a la flexibilidad del viajero: este debe aceptar volar en las fechas u horarios más “incómodos”.

Algunas de las estrategias más útiles para encontrar vuelos baratos son las siguientes:

1. Reservar los vuelos menos demandados

Hay trayectos que cuentan con una menor demanda por parte de los pasajeros. Como es obvio, coinciden con los horarios más intempestivos, como los nocturnos o primeras salidas del día, pero sus tarifas son más económicas. Merece la pena tenerlo en cuenta a la hora de formalizar una reserva, sobre todo si el viajero no tiene rigidez ni problemas a la hora de adquirir un billete.

2. Comprar anticipadamente

La reserva anticipada de los billetes puede suponer una rebaja de hasta un 50% sobre el precio original. Para optar a este descuento puede ser suficiente una anticipación de la compra de entre dos y tres meses.

3. Ofertas de última hora

La estrategia contraria es la de esperar a que aparezcan ofertas de última hora, con pocos días de adelanto o incluso en la misma jornada de vuelo. Para los trayectos con poca demanda, se lanzan a última hora unos billetes más baratos, para así atenuar las pérdidas.

4. Promociones a precios muy asequibles

Gran parte de las aerolíneas y agencias de viajes disponen durante todo el año de ofertas y promociones a precios muy económicos. Pueden abaratar el importe del billete hasta un 70%, pero estas plazas están limitadas a destinos muy concretos, que no son del agrado de todos los viajeros, o se realizan en fechas intempestivas.

5. Utilizar tarjetas de crédito o de fidelización

Las compañías aéreas incorporan tarjetas de fidelización por las cuales se pueden obtener descuentos que oscilan entre el 10% y el 20%, en función del modelo y de las condiciones que lleve aparejado el “plástico”. Además, se pueden acumular puntos para conseguir vuelos gratuitos, noches de hotel, alquiler de coches y otros servicios añadidos.

6. Bonificaciones de las agencias de viajes

Las agencias también realizan pequeñas rebajas, que en algunos casos no suponen más que un 2% de descuento. Las rebajas más elevadas se aplican en programas vacacionales completos y pueden ser de hasta el 60% sobre las tarifas originales.

7. Ida y vuelta

Si se tiene la certeza de la fecha de vuelta, la mejor alternativa es sacar los billetes de ida y de vuelta a la vez. Esta opción genera un descuento de en torno al 25%. A diferencia de otros medios de transporte, en esta modalidad no se contempla la vuelta abierta, sino que tiene que cerrarse en el momento de su formalización.

8. Familias numerosas

Las familias con varios miembros (familias numerosas, tanto de clase general como especial) pueden acogerse a una bonificación del 5% y el 10%, respectivamente.

Evita viajar en horas punta

Hay otra serie de trucos, más clásicos y convencionales, para conseguir abaratar los viajes en avión. Pasan, de manera irremediable, por seleccionar ciertos días y horarios.

Uno de ellos consiste en evitar que los días de salida o regreso coincidan con fines de semana, en especial en los periodos estivales o puentes festivos. En esas fechas las compañías aéreas tienen cubiertas sus plazas y se abstienen de realizar ofertas.

Por el contrario, y por las mismas razones, martes, miércoles y jueves son los mejores días de la semana para viajar. Pueden encontrarse muy buenos precios.

Conviene evitar los principios y finales de cada mes, que es cuando suben más los billetes al elevarse la demanda. Este proceso se agudiza de manera notable en los meses vacacionales.

Otra opción es apuntarse a los “newsletters” de las compañías o agencias de viajes, ya que es en estos boletines donde indican cuándo se producen las ofertas y los descuentos promocionales y bajo qué condiciones.

Otros consejos en este artículo relacionado