Tener un asistente digital de forma segura en el iPhone no es exactamente revolucionario en 2014, pero sí lo son los robots en hoteles, que suben hasta la puerta de la habitación con las toallas extra que necesitabas. Los hoteles Aloft tienen desde el verano de 2014 a un mayodomo robótico llamado ALO recorriendo los pasillos de su hotel en Cupertino, California.

Aloft se describe a sí mismo dentro de la  cadena de Starwood Hotels & Resorts como “con tecnología de futuro, centro de innovación para los viajeros y millennials de mente”. Anteriormente Aloft ha lanzado programas dirigidos a los clientes más jóvenes, como su “Cool Concierge”, y fue uno de los pioneros en agregar Apple TV a la lista de las TIC de los servicios en la habitación. No hay duda de que Aloft quiere dar la apariencia de ser incondicionalmente un hotel del siglo 21, y ahora sustituir los guantes blancos por plástico blanco brillante es sin duda una manera de hacerlo.

Más allá de Contribución a la imagen de Aloft, el  mayordomo robótico A.L.O. tiene una variedad de efectos prácticos funcionales. El personal del hotel puede utilizar A.L.O. para enviar los artículos desde el mostrador de recepción a cualquier habitación, no hay personal a lo largo del hotel llevando amenities de esta manera. El miembro del personal simplemente coloca algo en la cámara de bloqueo de dos pies cúbicos de A.L.O., le dice a A.L.O. dónde entregar el ítem, y el robot va en camino. Cuando A.L.O. llega a la habitación, llama al huésped apropiadamente, saluda a los invitados en la puerta, hace ruidos “bip-boop”, y luego se va de vuelta a la recepción.

Robots en hoteles

“Las tecnologías no están diseñadas para reemplazar a las personas, especialmente en una empresa de la hospitalidad”, dijo Brian McGuinness, Líder de marcas especiales global para Starwood. “Esta nueva tecnología permite a los empleados del hotel más tiempo de lo que hacen mejor; proporcionar un servicio excepcional y personalizado para todos y cada uno de nuestros clientes.”

El A.L.O. del Aloft Cupertino es una versión personalizada de SaviOne, el primer robot de la empresa Savioke, especializada en la creación de dispositivos robóticos para el servicio de la industria. El SaviOne es aproximadamente tres pies de alto y pesa 100 libras. El SaviOne mueve a un ritmo similar al de una persona que camina y a pesar de que es un robot, SaviOne pretende mantener a los huéspedes a gusto en lugar de estar molestos.