Se denomina suelo radiante al sistema de calefacción eléctrica, de calefacción por agua caliente o calefacción por hilos de fibra de carbono que emite el calor por la superficie del suelo.

 

En los sistemas por agua el calor se produce en la caldera y se lleva mediante tuberías a redes de tuberías empotradas bajo el pavimento de las habiitaciones y los baños, mientras que en el sistema de calefacción por fibra de carbono, el calor se emite por filamentos ultra finos de fibra de carbono instalados bajo el suelo.

Este sistema tiene la ventaja de que la emisión se hace por radiación, por lo que se puede tener en las habitaciones una temperatura seca del aire menor que con otros sistemas de calefacción, lo que supone menores pérdidas de calor por los muros, techos o suelos en contacto con el exterior.

5 diferencias entre hilo radiante y suelo radiante

Hilo radiante

Suelo radiante

 

1. El hilo radiante consiste en una resistencia eléctrica bajo el suelo y el suelo radiante funciona con tubos de agua caliente

El hilo radiante es una resistencia eléctrica que se instala bajo el piso y se conecta a un termostato. Se usa este sistema porque es rápido a la hora de calentar la estancia. En los hoteles interesan sistemas sin inercia, es decir, rápidos, para que la habitación o el baño estén calientes casi en el momento en el que el cliente entra por la puerta de su habitación.

2. El hilo radiante calienta rápido y el suelo radiante tiene inercia

La rapidez se consigue precisamente porque una resistencia eléctrica se pone bastante caliente bajo el piso y en seguida calienta, primeramente el suelo y posteriormente la estancia. El hilo radiante tuvo una época en la que se instaló mucho por el reducido coste de instalación pero el tiempo ha desplazado este sistema por ser incómodo y también muy caro para el usuario.Un sistema de suelo radiante no se suele instalar en habitaciones de hotel precisamente porque tienen inercia y el calentamiento en el arranque es lento. Para que te hagas una idea, una estancia puede ponerse en régimen, es decir llegar a la temperatura deseada, entre 12 y 24 horas un tiempo demasiado largo para el cliente de un hotel.

3. El hilo radiante funciona a alta temperatura y el suelo radiante a baja temperatura

El suelo radiante, que funciona con agua caliente lo hace a baja temperatura del orden de entre los 30ºC y los 40ºC (mucho más baja que un radiador) y la superficie radiante (el suelo) no debe superar los 29ºC. Esta temperatura máxima, que describe la normativa IT.IC.02.1 y CTE, es la que da confort a la casa y al usuario y no ocasiona las sensaciones que Juanma comentaba en su comentario.

Por el contrario, en un suelo radiante bien instalado no debería notarse calor en el suelo pero sí una sensación de calefacción uniforme y muy confortable en toda la casa. Claro que si vas descalzo por una habitación no calefactada y pasas a otra que sí lo está notarás en los pies la diferencia. Una de las ventajas de tener la fuente de calor en el suelo es que se mantienen los pies calientes básicamente porque no se enfrían.

4. El hilo radiante requiere incrementar la contratación de potencia eléctrica y con el suelo radiante no hay costes adicionales fijos

Toda la potencia térmica del suelo radiante se obtiene del combustible de biomasa (pellets,hueso de aceituna…) y no de la electricidad como en el caso del hilo radiante con el gasto económico que esto supone.

5. El hilo radiante no se puede regular aunque funcione con termostato, sin embargo el suelo radiante es más versátil para regular la temperatura de agua que circula por los tubos