En el año 2008 la cadena Palazzo Versace anunció la apertura en 2013 de la primera playa refrigerada del mundo en su hotel en Dubai: Hoy por hoy el programa ha sido cancelado gracias al impacto ambiental.

La idea de tener en el hotel una playa refrigerada para los turistas se trataba de que las personas pudiesen caminar descalzos en la arena, en el abrasador calor de la ciudad (de 40 a 50 grados centígrados). “Los super ricos quieren puro lujo. No quieren caminar sobre la arena hirviente”.

El proyecto pretendía mejorar la lujosa apelación de Dubai como cuna de la jet set y aumentar la competencia en una región que ya alberga el primer hotel de siete estrellas, el Burj Al Arab.

La playa refrigerada iba a contar contar con un sistema de absorción de calor de tubos construidos bajo la arena y  ventiladores gigantes, diseñados para mantener a los turistas fresco en el abrasador calor. Todos los dispositivos iban a  ser controlados por termostatos conectados a ordenadores. Además el complejo iba a contar con una piscina fría.

El hotel, que tiene prevista su apertura a finales de este año, ha cancelado el proyecto debido a las críticas de las organizaciones medioambientales y activistas enfurecidos por el impacto potencial sobre el cambio climático.

Rachel Noble, de Tourism Concern, dijo: “Dubai es como una burbuja mundo donde las cosas que preocupan al resto del mundo, como el cambio climático, son simplemente ignorados para que la gente pueda seguir estilos de vida destructivos.”

La continua expansión de la ciudad también se suma a su enorme huella de carbono. Cada persona que vive en Dubai tiene una huella de carbono de más de 44 toneladas de CO2 al año.