Aunque sonreir a los clientes no conlleva grandes esfuerzos, no es una acción que se desarrolle con frecuencia en el ambiente laboral ni en el trato directo con clientes. Sabes cuál es la importancia de sonreír en tu puesto de trabajo?

Una sonrisa puede disponer la actitud del cliente y cambiar su humor. Sirve para dar la bienvenida y expresar la buena disposición de atención que se tiene en un punto de venta. Y más que eso, también aumenta la sensación de empatía con el interlocutor por lo que se generan lazos de confianza para suplir las necesidades.

Saber sonreir a los clientes es un requisito si lo que quieres es tener éxito en tu negocio, construir una imagen sólida y ser un referente de buena atención

La empresa consultora Accenture, recientemente publicó un estudio sobre la materia. Los datos señalan que en 2015 el 66% de los consumidores cambiaron de empresa de productos o servicios, por haber vivido una mala experiencia de atención al cliente.

Por otra parte, el reporte de Smiling Report 2015 también entregó datos relevantes sobre la atención al cliente. A través de mystery shoppers, también conocidos como compradores secretos, se observó el comportamiento en Asia, Europa y América durante el año 2015, que registró las respuestas a más de 1 millón 600 mil preguntas.

El 75% de los clientes nivel mundial recibieron una sonrisa y las industrias más destacadas fueron de las áreas salud y belleza, seguido de cerca por la hotelería.

En cuanto a saludos, el sector de Hoteles logró la primera posición con 94% seguido por Servicios de Gobierno (92%).

sonreir-al-cliente

Vamos ahora a analizar los efectos de sonreir a los clientes

El contacto directo con los clientes puede marcar una clara diferencia en el proceso de compra. Un cliente con una buena experiencia volverá no sólo por el producto, sino también por una atención grata y eficiente.

En una primera instancia, una buena sonrisa “rompe el hielo” y no sólo desde un punto de vista profesional. Aunque satisfacer las necesidades y consultas del cliente es lo primordial, crear un contacto con calidez también es importante. Una sonrisa puede crear esa cercanía que un consumidor tímido necesita. El marketing personal también se ve beneficiado con esta práctica. Verse feliz, optimista y hacer sentir bien al cliente, es una forma de fortalecer la imagen de la empresa.

Una sonrisa no sólo tiene implicaciones a nivel físico, también es casi imposible hablar de mala manera cuando se sonríe. La entonación de la voz y la intención cambian, se tornan más amigables. Por ello, también dirige la conversación, le imprime un tono grato y cordial.

Por otra parte, no toda sonrisa es bien vista. Es notorio cuando se finge una sonrisa o un estado de ánimo. Los músculos faciales se contraen de forma distinta cuando se sonríe forzosamente lo que puede resultar contraproducente.

Siempre recuerda que el trabajo con clientes requiere un trato personal, ameno y cálido. Complementa servicios y productos de calidad con amplias y sinceras sonrisas para concretar ventas. Además, aprovecharás de relajar el ambiente de trabajo y reducir las cargas de estrés.

Recuerda:

  • Los humanos nos conectamos por la vista. Es importante que el primer contacto sea agradable.
  • Un excelente servicio al cliente siempre comienza con una sonrisa.
  • Una sonrisa genera confianza y puede traer beneficios a tu empresa.
  • Tu sonrisa es tu mejor tarjeta de presentación.
  • Los clientes prefieren hablar y estar con vendedores sonrientes y felices que con vendedores serios y tensos más preocupados de otras técnicas de ventas que de sonreír.
  • Y por último, sonreír no es reírse de los demás, sonreír no es estar continuamente contando chistes (eso mas bien es ser un payaso), Sonreír es una bella forma de transmitir una emoción positiva y de felicidad.