Estudios recientes conducidos y auspiciados por varios grupos y organizaciones americanas se focalizaron en determinar el valor del negocio de retener los Clientes actuales.

1. 65% de los negocios promedio de las compañías provienen de sus actuales Clientes satisfechos.

2. Cuesta 5 veces más adquirir un nuevo Cliente de lo que cuesta servir a un Cliente existente.

3. Un negocio que pierde cada día durante un año un cliente que usualmente consume U$S 50 por semana, sufrirá una declinación de ventas de U$S 1.000.000.- el próximo año.

4. 91% de los Clientes insatisfechos no volverán a comprar nunca más a una compañía que no los satisface y comunicarán su insatisfacción con dicha compañía a por lo menos 9 personas/empresas.

Más allá de las pérdidas en el propio negocio, estos estudios demuestran el tremendo potencial destructivo de Clientes insatisfechos. Se determinó que el 90% de estos Clientes insatisfechos no realizarían ningún esfuerzo adicional para contactar a la compañía para quejarse; simplemente trasladarían el negocio a la competencia. Sin embargo, comunicarían su insatisfacción a potenciales Clientes.

En consecuencia, perder Clientes insatisfechos puede resultar un mayor perjuicio para la compañía del que aparenta.