Algunos viajeros de negocios están gastando tanto tiempo en los hoteles que prácticamente forman familias lejos del hogar con los demás huéspedes. Mejor aún, están descubriendo que el personal del hotel están a menudo bajo instrucciones estrictas para mimarlos, y a menudo disfrutan de la atención adicional.

Los hoteles de estadía prolongada siguen proliferando en todo el mundo, haciendo que la oferta de alojamiento de estancias prolongadas se ha incrementado en los últimos años, y la demanda ha repuntado últimamente aún más. Incluso grandes cadenas de hoteles están continuamente lanzando programas para satisfacer a los mismos, como por ejemplo guardar el equipaje gratuitamente durante cortos períodos de tiempo (cuando el huésped marcha los fines de semana o festivos a su hogar y regresa a la semana siguiente) o disponer de ítems exclusivos como ropa depotiva o amenities especiales.

¿Qué está impulsando la tendencia? Restricciones en los presupuestos corporativos, por un lado. Las tarifas son generalmente un 30 por ciento inferiores a las cobradas por los tradicionales hoteles de marca, dicen los especialistas, y el ahorro aumentará con el tiempo de alojamiento. Mejor aún, muchos de los hoteles tienen contratos con las empresas donde incluyen una o más comidas como parte del precio (el hecho de que se ofrezcan las comidas es un gran ahorro de costes para las empresas), incluso descuentos en servicios como lavandería o parking. Es una ventaja competitiva.

Otra razón para el aumento de la popularidad de los hoteles para estadías prolongadas es que cada vez más las compañías están dispuestas a pagar hoteles para reubicar a los empleados nuevos o los enviarlos a formación durante  semanas. Se está experimentando un dramático incremento en el número de ejecutivos de negocios que están viviendo en hoteles pagados por las empresas.

Los empleados de muchos de estos hoteles están capacitados para ayudar a los clientes de negocios para evitar la nostalgia, y son a menudo rápidos en responder a las solicitudes especiales, como mover muebles o traer aparatos especiales. En algunas ocasiones los empleados del hotel están entrenados para hacer preguntas personales a éstos huéspedes, como por ejemplo cuando es su cumpleaños o el número de hijos que tienen. También están condicionados a responder a las peticiones de los clientes con respecto a los gustos que tienen en sus habitaciones. Hasta se da el caso en que los empleados del hotel también suelen ir de compras para los clientes, gratis.

Nuestro trabajo es hacer amistad con estas personas mediante la realización de las conversaciones del día a día, ellos no tienen a nadie más para preguntarles cómo es su día. Mostrar la calidez que nos caracteriza como hoteleros.